Blogia
bambolia

¡Cómo! ¿Qué no te gustan mis fotos?

¡Cómo! ¿Qué no te gustan mis fotos?

Me ha parecido oirte decir que no te gustaban mis fotos... He debido de entenderlo mal ¿verdad?

Ya decía yo que no podía ser, con lo artistaza que soy, que de toda la vida me han dicho que lo mío era el Arte, con mayúsculas...

No te preocupes, no. Que ya sé que tú nunca me dirías algo así... vamos, que lo tengo clarísimo.

¿Has visto que anillo más estupendísimo me compré ayer en la tienda de regalos que hay en el parque? ¿A que tiene estilo? ¿No te parece demasiado llamativo? A mí al principio sí que me dio esa impresión, pero una vez que me lo puse, me quedé prendada. Verse, desde luego, se ve... Yo creo que es ideal... mira, mira...

... nada, nada, que no sigas con eso, hombre, que ya sé que te encantan mis fotos... mira, mira... ¿no te parece divino?

____________

Experimentos que hace una a las cinco de la tarde... la contudencia de un anillo enorme y un puño cerrado, poco más. Y por descontado, un poco de humor. O quizás, un mucho, :)))

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

rocio -

esta muy bueno el cuento yo siendo un adolecente cmprendi ahora porque los mayores tartan a los chicos com adultos la mayoria de los adultos mandan a trabajar a los chicos porque piensan que van a tener mas conpacion con ellos al ser chiquitos alguna que otra moneda les das pero el adulto sea mujer o hombre no tienen que abusar de los menores

Bambo -

Elena, veo que te has fijado en los pequeños detalles, :)))
En lo de la piel hidratada te doy la razón: no creo que existe alguién que se ponga más crema de manos que yo... con eso de que ya no sé qué hacer con los padrastros de los dedos... Gracias por tus sinceras palabras, que sé las dices de corazón, sin verte obligada a hacerlo, :)))))) -besotes, me alegra verte-.

Jesús, me encanta la anécdota. Y estoy convencida de que en más de una ocasión, estos curas tan ripiosos hicieron de las suyas con sus enormes sortijones... Y sí, tienes razón: el mundo necesita caricias, por lo que es mejor repartirlas y que seamos muchos haciéndolo.

Sponge, una de las consecuencias de haber sido educada en un colegio de monjas estiradas y permanentemente amargadas es que el ego te lo machacaban hasta hacerlo papilla y, admeás, sin necesidad de pasarlo por el pasapurés. Creo que salimos todas de allí con la cabeza gacha y sintiéndonos culpables absolutamente por todo. En fin... que el texto que acompaña a la foto es una mera excusa. Estaba probando el trípode y no se me ocurrió otra cosa que probar con el enorme anillo que llevaba en ese momento, :D

Besotes

Sponge -

Eso, eso, un poco de humor para empezar el día... Y no te preocupes, que este tipo de elucubraciones las tenemos todos, solo que hay algunos que no se atreven a confesarlo.
Dendelué, la foto impone, impone.

Jesús -

Cuando el cardenal Pedro Segura salía a pasearse formaba un cortejo de malandrines alrededor suya.Beatas y beatos, clérigos y guardia civiles, gentes sorprendidas por el cortejo; todos ellos de rodillas ante el paso seguro del príncipe de la iglesia.
Un día, uno de ellos permaneció de pie lo mas seguro por miedo o por despiste.Elcardenal le convino que se arrodillara y le ofreció su mano pastoral para el beso. En su mano, un hermoso anillo con piedra engastada.Cuentan, y es histórico, que al ir el desalmado a depositar el beso de reconocimiento el cardenal lo despreció con un rápido movimiento hacia arriba y a puño cerrado, de tal violencia
que le rajó el labio superior.
Anillos y puños cerrados...armas letales en manos de la curia.
Yo sé, que de Vd, solo hay que esperar caricias.
Besos

Elena -

¡No, nooo, si las fotos son muy bonitas! ¡y el anillo! ¡Y tienes la piel muy hidatada y la uña bien limada...!
Así, sin presión alguna te lo digo ;P
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres