Blogia
bambolia

El extraño caso del ladrón de fregonas

El extraño caso del ladrón de fregonas

.
Matilde: A ver... que me aclare yo, Cristóbal, que no tengo la cabeza para muchos líos...

Cristóbal: Si no es ningún lío, mujer; que creo que te lo estoy explicando muy clarito.

Matilde: No, si clarito sí que eres. El problema es que no me creo que puedas llegar a ser tan estúpido. Porque... a ver... tu ponte en mi lugar, que a veces pienso que eres incapaz de hacerlo.

Cristóbal: Sin insultar, guapita, sin insultar... Yo me pongo en tu lugar las veces que haga falta, Mati. Es que parece mentira, que cuando no quieres, no quieres y te cierras en banda.

Matilde: Mira, Cris, no me toques las narices, que ya está bien... tú imagínate cómo me he quedado yo cuando he llegado a casa y he visto, apoyadas en la pared de al lado de la puerta, seis fregonas que no son nuestras. Porque de otra cosa podré dudar, pero desde luego, sé a ciencia cierta cuántas fregonas tengo en mi casa. Entre otras cosas, porque siempre soy yo quién la usa... Y tengo una sola, Cristóbal, una sola. Una no son seis. ¿O sí?

Cristóbal: No, Matilde; una no son seis. ¿Y?

Matilde: ¿Cómo que "y"? ¿A ti te parece normal que te dediques a "perderles" las fregonas a nuestras vecinas? Es que me da igual que esta semana las tengamos de oferta en la tienda, Cristóbal. Me da igual. ¿Desde cuándo se roba a las clientas para que luego vengan a comprarte lo que antes les has quitado? ¿Me lo puedes explicar?

Cristóbal: Mati, que tú no entiendes de los nuevos métodos de venta, que no sabes nada de estas cosas, que lo tuyo son las costuras, que para eso eres pantalonera. Yo sé lo que me hago.

Matilde: Por Dios y la Virgen Santísima, Cristóbal... que por mucho margen de ganancia que tengas en cada fregona que vendas, es imposible que te salga rentable... ¡que no tenemos tantas vecinas, hombre! ¿Es que no te das cuenta?

Cristóbal: Esto no es cuestión de ganancias, sino de estrategia comercial. Llevo vendidas 12 fregonas y si sigo así, de aquí al sábado por la tarde llegaré a las 50, que es el mínimo que me exije el comercial.

Matilde: ¿Que el comercial te ha puesto un mínimo? ¿Para qué, para que las siguientes 100 unidades te cuesten 10 céntimos más baratas? Es que no lo comprendo, de verdad... que no tiene ninguna razón de ser...

Cristóbal: No, Mati, no; que es mucho mejor que todo eso... si en una semana soy capaz de vender 50 fregonas, los de Chof-chof me regalan un mp3 de 2 GB.

Matilde: No me lo puedo creer... vamos a ver... ¿qué has sido capaz de entrar en los patios de nuestros vecinos para robarles las fregonas sólo porque te pueden regalar un mp3?

Cristóbal: Pues sí ¿qué pasa? ¿qué no te parece bien? yo no veo dónde está el problema.

Matilde: Problema no, problemas. ¿Pero que tú no sabes que para pasar música al cacharro ese necesitas un ordenador?

Cristóbal: Sí.

Matilde: ¿Cómo que "sí"? Que nosotros no tenemos ordenador, Cristóbal...

Cristóbal: Pues lo compramos, ya ves tú... menuda tontería... Mujer, a veces tienes unas cosas que... tela, tela, tela... para una vez que nos regalan algo, como para dejarlo pasar...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Bambo -

Niña, es que tú no has visto mi casa: es un museo de la decoración sesentera-ochentera... tiene cuarenta años -o más-, las ventanas de madera, la cocina con despensa y los armarios de railite azul, la pila de fregar es de piedra y lo único que hay reformado es el baño y el suelo, que lo pusieron de gres brillante, con un dibujo de rosetones marrón y azul... si a eso le añades que el techo es bajísimo porque lo bajaron con talla de escayola con dibujos geométricos de los recargados... vamos, que no le presto mucha atención porque tampoco la merece, :))

La tuya es nuevecita y es normal que tengas ciertos desvelos al respecto ¿no? :-D

Sponge -

Si te oye mi marido te pone una estatua. Yo tengo un suelo mu requetebonito, pero mu delicao, el jodío, y cada vez que a uno de mis polluelos le da por vomitar se hace un cerco perpetuo de no te menees, así que tengo la casa llena de cercos, porque eso de vomitar se les da de miedo. Ya me veo cada dos por tres dándole a la maquineta pa quitarlos... en fisss.

Bambo -

Uyssss, no sé yo, no sé yo... muchas fregonas son ¿no? Ahora, que los ordenadores están cada vez más baratos... Yo ni frgonas, ni mochos ni nada de nada... que el suelo con tonos marrones tiene sus ventajas... la suciedad no se distingue, :)) Algo bueno ha de tener el que el suelo de mi casa sea horrorosamente horroroso, XD

Sponge -

Hombre, si sigue robanodo fregonas y más fregonas, y cada clienta le compra al menos dos, pues casi que se paga el ordenador, que al precio al que están las fregonas... casi le sale más a cuenta pagar a una "fregona" (sin ánimo de ofender a nadie).
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres